Campañas online: Los sindicatos deben estar abiertos a nuevas ideas y nuevas maneras de trabajar

Presentación en el evento de la OIT “Estrategias de comunicación para fortalecer las organizaciones de trabajadores: promoción y campañas”, Ginebra – 7 de febrero de 2017. De Eric Lee

En primer lugar, muchas gracias a ACTRAV por la oportunidad de hablar con sindicalistas de todo el mundo. Y gracias por dejarme escuchar algunas de las ideas expresadas en los cuestionarios que habéis rellenado – y que espero guíe algunos de los debates de hoy.

Aunque he sido invitado a hablar para la sesión sobre promoción y campañas, quisiera decir unas palabras sobre un tema que varios de vosotros planteasteis en las respuestas al cuestionario.

Muchos de vosotros señalasteis el problema de los medios de comunicación de masas que ignoran a los sindicatos o directamente son hostiles a ellos. Este es un tema muy importante para mí y es la razón por la cual LabourStart fue creado hace 19 años. Queríamos crear un espacio en la web donde los sindicalistas pudieran aprender sobre las luchas, los problemas -y las victorias- de cada uno. Y creamos un servicio de noticias que funciona en docenas de idiomas. Tenemos una red de más de 850 voluntarios que regularmente agregan enlaces a historias de noticias a nuestra base de datos. Normalmente, enlazamos a 200 o más noticias cada día, en todo el mundo. Así que si queréis saber lo que está sucediendo en el movimiento obrero en cualquier parte del mundo, debéis comenzar visitando LabourStart.org. Y si no veis noticias de vuestro sindicato o vuestro país, podéis ser corresponsales.

Debo también mencionar que no necesitáis visitar la Web de LabourStart para ver las noticias que hemos recogido. Hemos ido tejiendo, durante muchos años, una red de noticias laborales que comparte nuestro contenido en cientos de sitios web de sindicatos.

Pero como el enfoque de esta sesión es sobre promoción y campañas, quiero presentaros las campañas online de LabourStart.

Dejadme empezar no con la tecnología, sino con el mundo real. La única razón por la que estoy aquí hoy para hablar con vosotros, es que hemos tenido muchas historias de éxito en las que nuestras campañas en línea han contribuido a victorias de los trabajadores y trabajadoras. Esas campañas en línea han ayudado a liberar a algunos activistas sindicales encarcelados, acabar con cierres patronales, traer a los empleadores de vuelta a la mesa de negociaciones, ganar el reconocimiento sindical y mucho más.

Hace unos cinco años, la dictadura militar en Fiji encarceló a dos de los líderes sindicales más destacados del país. Tras el lanzamiento de una campaña en línea auspiciada por la Confederación Sindical Internacional (CSI) y publicada en el sitio web LabourStart, se enviaron unos 4.000 mensajes de protesta en menos de 24 horas. El gobierno cedió, los dirigentes sindicales fueron liberados y la campaña suspendida.

Un mes antes, los trabajadores de Suzuki encerrados en la India llevaron a cabo una exitosa campaña en línea a través de la Federación Internacional de Trabajadores Metalúrgicos – ahora IndustriALL – y LabourStart. Casi 7.000 mensajes inundaron las bandejas de entrada de la compañía, y después de sólo unos días, se alcanzó un compromiso.

Hemos tenido tantas victorias como éstas que hace un par de años produjimos un pequeño libro llamado “Campaigning Online and Winning” (Campañas on line victoriosas). Ahora hemos terminado de redactar una nueva versión de ese libro, que es mucho más larga, enumerando muchas otras campañas que hemos ayudado a ganar. Ese libro debería estar disponible a finales de este mes.

El éxito espectacular de esas campañas es la culminación de un proceso de 20 años de construcción de capacidad de campaña del movimiento sindical internacional -especialmente el de la CSI y las federaciones sindicales mundiales (entre ellas IndustriALL, la UITA y otros) y el papel desempeñado por LabourStart en ese proceso.

Mi charla de hoy se centrará en el tema concreto de las campañas laborales mundiales en línea, para ver de dónde venimos, dónde estamos ahora y para especular sobre hacia dónde vamos a seguir.

El movimiento sindical mundial ha venido organizando campañas en línea durante más de treinta años. Los primeros secretariados internacionales (ahora llamados federaciones sindicales globales) entraron en línea en los años 80 y han estado haciendo campañas desde entonces. Durante más de una década, hemos hecho campañas usando una combinación de correos electrónicos masivos y herramientas basadas en la web, en su mayoría basadas en sitios web exitosos como Avaaz y 38 Degrees (en el Reino Unido).

Hoy en día, la CSI y las FSI tienden a hacer campañas utilizando LabourStart o utilizando un sistema similar al (y basado en) software personalizado de LabourStart. Como resultado de esto, las listas de correo de LabourStart han crecido constantemente, de sólo un par de miles a principios de este siglo a más de 135.000 hoy. Esas listas de correo de activistas sindicales están en el corazón de las campañas sindicales en línea hoy en día. Son las que nos permite entregar miles de mensajes de protesta en 24 horas.

Pero el potencial es mucho mayor que esto. La CSI, por ejemplo, representa a 181 millones de trabajadores en 163 países. Los 135.000 nombres de activistas en las listas de LabourStart son una pequeña fracción de ese número, menos de un uno por mil. El 99,9% de los afiliados a sindicatos pertenecientes a la CSI aún no están en nuestra lista de correo. Hay mucho espacio para crecer

Otras organizaciones de campaña, que han crecido de la nada sin base de afiliación incorporada como los sindicatos, tienen audiencias mucho más amplias. Por ejemplo, Avaaz reclama tener más de 44 millones de partidarios en todo el mundo; El sitio web británico 38 Degrees tiene  3 millones de seguidores. Los sindicatos han tardado en captar la importancia de las campañas en línea y, como resultado, están a la zaga de ONG,s como éstas.

Y no son sólo las ONG. Las campañas políticas también han logrado movilizar a un gran número de personas. Estuve muy activo en la campaña el año pasado para seleccionar al senador Bernie Sanders como candidato demócrata para la presidencia de los Estados Unidos. El tamaño de nuestra campaña, el número de personas involucradas, fue mucho mayor que todo lo que he visto hacer al movimiento sindical en línea.

¿Por qué los sindicatos están rezagados en la adopción de una efectiva tecnología de campañas en línea? La respuesta es complicada y varía de un sindicato a otro y de un país a otro. Como demostró el uso generalizado de las redes sociales como Facebook durante la Primavera Árabe, no se trata de una simple división Norte / Sur. Algunos de los sindicatos más poderosos en algunos de los países más ricos usan la red de manera pobre. Y ha habido campañas basadas en la red extremadamente eficaces dirigidas por los sindicatos en el Sur global.

El movimiento sindical mundial ya está experimentando los problemas de la fatiga de campaña y la sobrecarga de información. Existe el temor de que el modelo de campaña que ha funcionado bien durante una década pueda estar tambaleándose. Y se plantean preguntas sobre lo que viene a continuación.

Quiero pasar el resto de mi charla enfocada en eso: el futuro de las campañas en línea del movimiento sindical.

Una tendencia notable es el crecimiento del número de idiomas en los que hacemos campañas. LabourStart tiene una nueva campaña exigiendo que la empresa noruega de energía DNO trate a sus trabajadores en Yemen de manera justa. Esa campaña aparece, por supuesto, en inglés, noruego y árabe. Pero también aparece en otros 12 idiomas.

Muy lejos quedan los días en que los sindicatos publicaban solamente en inglés, francés y español. Las campañas de LabourStart ya aparecen en idiomas como el turco, el árabe, el ruso, el chino y el japonés, muy importantes para el movimiento sindical internacional, pero que hace una década se veían raramente en los sitios web globales del mundo del trabajo.

En la próxima década esperamos  ver como se usan aún más idiomas ​​- especialmente lenguas de países con clases obreras industriales en crecimiento, como el tailandés, tagalo, coreano, portugués, indonesio y vietnamita. Dentro de una década no será inusual ver campañas en línea en docenas de idiomas.

El modelo para las campañas sindicales globales en línea de hoy sigue estando muy centrado en el ordenador. Imaginamos a miles de sindicalistas que trabajan en oficinas, sentados en sus escritorios leyendo un correo electrónico, haciendo clic en un enlace, abriendo un sitio web y rellenando un formulario. Pero hoy, no es así como la gente trabaja.

Un porcentaje significativo de los que ahora están teniendo noticias sobre una campaña laboral global por correo electrónico están leyendo ese correo en un teléfono inteligente. Si hacen clic en un enlace en el mensaje, el sitio web que se muestra debe ser adaptable a móviles y la introducción de datos como el nombre y la dirección de correo electrónico debe ser lo más simple y fácil posible. Pocos sindicatos han tenido esto en cuenta, y será esencial en los próximos años. Como resultado, es probable que veamos la aparición de aplicaciones de campañas específicas para los sindicatos adaptadas a pequeñas pantallas. Estas aplicaciones tendrán que ser independientes de la plataforma, capaces de trabajar en todo tipo de teléfonos y tabletas.

Y, por supuesto, el modelo de mensajes de correo electrónico que apuntan a sitios web está perdiendo fuerza, ya que más y más personas utilizan redes sociales como Twitter y Facebook como sus modelos de comunicación en línea. Entre los jóvenes, los estudios muestran una disminución del uso del correo electrónico y una creciente dependencia de otras herramientas, como WhatsApp, Facebook Messenger y Snapchat.

Los sindicatos deben tenerlo en cuenta a la hora de decidir cómo promover sus campañas y tienen que utilizar una amplia gama de medios simultáneamente, incluyendo las redes sociales y la mensajería instantánea, para llegar a sus miembros y simpatizantes. El correo electrónico es probable que siga siendo parte del paquete, pero ya no puede ser la única manera de recoger adhesiones.

En una década probablemente descubriremos más cosas que las campañas de protesta en línea pueden hacer, más allá de llenar la bandeja de entrada de empleadores y gobiernos con mensajes de protesta. Es probable que sigamos haciendo eso, pero también necesitamos encontrar otras formas de ejercer presión sobre los gobiernos y los empleadores para que respeten los derechos de los trabajadores.

Uno de los instrumentos sindicales tradicionales que ha sido subutilizado en los últimos años ha sido el boicot -y su opuesto, las campañas de comprar productos de empresas que respetan a los sindicatos (compra sindical). Ambos se pueden hacer de forma más eficaz en línea y con una fracción del coste de las versiones fuera de línea pasadas de moda. En un mercado hipercompetitivo, si los sindicatos pueden hacer que una pequeña parte de las ventas caiga en una empresa y crezca en otra, podría darnos el apalancamiento que nunca tuvimos en el pasado.

Y más allá de usar nuestro poder como consumidores para recompensar y castigar a las empresas, podemos inspirarnos en el ejemplo de la Primavera Árabe, Occupy y otros movimientos y considerar la posibilidad de usar campañas en línea no sólo para aplicar la presión en línea sino como una herramienta para sacar a las personas a las calles.

En los próximos años, los sindicatos seguirán haciendo campañas en línea, pero lo harán de manera distinta

En los próximos años, los sindicatos mundiales seguirán haciendo campañas en línea, pero lo harán de manera radicalmente distinta a cómo trabajamos hoy, y el resultado serán sindicatos más poderosos y eficaces. Pero para lograrlo, debemos estar abiertos a nuevas ideas, y a nuevas maneras de trabajar.

Eric Lee

Online campaigns: Unions must be open to new ideas and new ways of working

Un comentario

  1. Pingback: Campañas online: Los sindicatos deben es...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *