Presentación del Estudio de la RSC en las memorias de las empresas del IBEX35. Mi intevención

Tras 7 años de intensa implicación participo por primera vez en un acto del Observatorio. En esta ocasión hemos colaborado además con el trabajo de dos analistas, delegados sindicales de Servicios – CCOO

De todas las líneas de trabajo sobre RSE que tenemos en el sindicato (también efectuamos nuestros propios análisis, y tenemos una muy importante en ISR, en concreto en los fondos de pensiones), la de la colaboración y fortalecimiento de la sociedad civil ‘bien’ organizada en torno a la RSE nos parece estratégica. Así lo hemos recogido incluso en nuestro programa de acción.  Organizaciones con fines distintos y con distintas visiones y estrategias damos un mensaje unitario y ordenado a la sociedad, a las empresas y administraciones públicas.

El trabajo de este observatorio es enriquecedor para los grupos que lo componemos, pero también debe ser útil para las empresas, ya que les damos un mensaje claro y ordenado.

CCOO es un sindicato con un fuerte compromiso social. Muchos sindicalistas pertenecen además a movimientos sociales de diversa índole (en mi caso soy socio de alguna de las entidades que conforman el Observatorio, y no soy un caso aislado). Esta alianza y esta colaboración también la mantenemos en el Consejo Estatal de RSE (CERSE) y en el proceso de RSE en la Unión Europea, por ejemplo.

Sobre este proceso de construcción de la RSE en la UE, que está pendiente de emitir una Comunicación que tendrá una fuerte incidencia en el futuro de la RSE  en cada estado, creo en este momento hay que destacar el importante documento que acabamos de publicar conjuntamente la Confederación Europea de Sindicatos (todos los sindicatos europeos), la ECCJ (Una potente coalición de la sociedad civil que trabaja en torno a la RSE y la que pertenece este Observatorio, y por tanto, de la que participa indirectamente CCOO) y nada menos que el propio GRI (El estándar de memorias que siguen las empresas, con lo que esto significa) instando a la regulación del contenido de las memorias.

Esto confirma el acierto de esta alianza y nuestra visión de que la RSE puede ser muy útil, pero el resultado de este estudio también confirma, y nuestra experiencia lo reafirma, la necesidad de esta regulación. Estudios como este tienen el gran valor de intentar orientar a una sociedad desorientada, y aportan mucho en relación con la crisis de confianza en la que estamos inmersos. Me atrevo a decir que sin el OBRSC, sin este espíritu crítico (pero constructivo) la rse en España hubiese avanzado poco.

La necesidad de regulación se pone de manifiesto, por ejemplo en los procesos de identificación y de participación de ‘grupos de interés’ en torno a las memorias que son ,digamos, muy mejorables. Puede que a veces no sea culpa sólo de las empresas. Es muy importante que las empresas tengan en cuenta a los grupos de interés organizados y bien representados. Existe este Observatorio. Existimos los Sindicatos, las Organizaciones de Consumidores, ecologistas y Ong fuertes e independientes. No podemos ser sustituidos por encuestas u otros medios novedosos basados en las redes sociales, que pueden ser interesantes y complementarios. Esto supondría un grave riesgo para la sociedad e incluso para las empresas.

Pero además de la regulación tenemos que conseguir entre todos cambiar el tono del diálogo en torno a la rse. Simplemente viendo las conclusiones de ayer mismo del propio FMI sobre su actuación ante la crisis, o las del Congreso de EEUU, serían suficientes para reconocer la necesidad de un cambio radical. Debemos pasar de confrontación a la colaboración frente a problemas globales sectoriales. Este es el espíritu en el que también el CERSE debería actuar. Reconozco que a veces haga falta algunos cambios en la actitud de algunos grupos de interés, pero hace falta un reconocimiento por parte del sector empresarial de que esos problemas globales existen.

Hay que superar esta posición defensiva, demasiado basada en temas reputacionales. Sé que en las empresas hay personas que tienen esta visión global. Muchas están en esta sala. Tenemos un nuevo lenguaje, basado en indicadores concretos,  con el que podemos entendernos todos. Tenemos algunas herramientas  de consenso, con sus imperfecciones y malos usos (a veces,  por intereses comerciales) tales como GRI o ISO26000, además de todo lo que emana de Naciones Unidas  (Derechos Humanos , RSE ). Con ese cambio de visión podríamos hacer que la crisis sea para la RSE como aquel ‘rabo de nube’ que nos cantaba Silvio Rodríguez, que se llevara lo feo y al final renazca nuestra esperanza.

José Carlos González Lorente

Madrid, sede de la Unión Europea

10 de Febrero de 2011

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *