Día Internacional de la Salud y Seguridad en el trabajo: ¿Sostenibilidad, #RSE?

En el Día Internacional de la Salud y Seguridad en el Trabajo volvemos a recordar algunas de nuestras líneas de acción permanente: la denuncia de situación de las Camareras de Piso en el sector hotelero (‘Nunca habrá Turismo Sostenible sin Trabajo Decente’). El silencio estadístico sobre el cáncer en el trabajo. El dato, tremendo, de que la mayoría de las muertes en el trabajo se producen en la carretera, en los accidentes in itinere (leer esta importante sentencia). Parece increíble que además, siendo la mayoría de las emisiones de CO2 por controlar las causadas por el transporte, no se avance en leyes y planes de movilidad sostenible, cuando el doble riesgo de muerte (personas, planeta) es más que evidente.

No dejaremos de denunciar la  influencia de grupos interesados en las regulaciones y reguladores en asuntos que afectan a la salud: el caso de los nanomateriales, el herbicida glifosato, los contaminantes hormonales,  o el del amianto (una lucha ya histórica. Ver en la web Medio Ambiente y Salud Laboral de CCOO) .

Y en el  Día de la Salud en el Trabajo, denunciamos uno de los elementos más perversos de la reforma laboral: que las empresas puedan despedir a personas de baja por enfermedad. Y lo hacemos con un caso muy real y actual: Bankia, primero nos enferma, después nos despide.  De nuevo, socialmente, repugnante.

Los sindicatos trabajamos con intensidad, en primera línea, frente a lo inmediato. La agrupación de CCOO en el sector financiero está haciendo trabajo encomiable frente a los efectos perversos de la Directiva MifiD-II respecto a la presión empresas/ atención a clientes, la presión para prolongación de la jornada de trabajo  -¿cómo avanzar así en los indicadores de Igualdad y conciliación?- o impulsando un código deontológico que puede servir para defender a las trabajadoras que están frente al público de actitudes y códigos éticos empresariales un tanto dudosos.

Trabajamos para la imprescindible participación sindical en el control de las evaluaciones sobre riesgos psicosociales (link). Esta cuestión, junto al tema del control de horarios (la lacra de las prolongaciones de jornada en un país en estado de emergencia por el desempleo), las ponemos como ejemplo de mejora (in) voluntaria de la responsabilidad social de las empresas (RSE), ya que se avanza a base de acción sindical y sentencias judiciales.

Se hace un esfuerzo tremendo, cada día, en cada sección sindical, frente al proceso reestructuración del sector: toda un sangría de empleo que acabamos de recordar a Cristine Lafarge (ella, y sus antecesores en el FMI, todo un ejemplo de austeridad y responsabilidad), que de nuevo ha propuesto más recortes, al tiempo que aparecen de nuevo estudios y datos sobre retribuciones de las cúpulas blindajes y puertas giratorias: la crisis de los incentivos perversos.

Pero además de todo esto, desde CCOO también trabajamos en el largo plazo, en la construcción en un sistema socioeconómico verdaderamente responsable y sostenible, aunque, visto lo anterior, no es extraño que el discurso de la ‘RSE’ parezca papel cada vez más mojado o algo peor: un aval de impunidad, sobre todo en nuestro país (todo encaja: véase de nuevo otra ola de evidencias sobre la corrupción en y desde las élites y gobierno. La gran coalición tóxica, gran ejemplo de ‘colaboración público-privada’). Trabajar en el largo plazo para cambiar esto es una tarea titánica y a veces muy ingrata por desconocida. Pero seguimos. Hoy, por ejemplo, difundimos la traducción de este importante documento:

Declaración sindical al G-20 – Ministros de Finanzas y Gobernadores de Bancos Centrales

Un párrafo: ‘Mientras que la clase media y aquellos con menores ingresos han experimentado un estancamiento o disminución de los ingresos reales durante una década o más, una pequeña élite ha aumentado sus ingresos y su riqueza, a menudo de manera espectacular’… (Sigue leyendo)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *