Huella de carbono e impacto social de las empresas

Debido a la pandemia y el auge del teletrabajo (recién regulado por el Decreto Ley 28-2020), ahora son de máxima importancia de los sistemas desconexión digital laboral (citados como indicador en la Ley 11/2018 de regulación de balances empresariales).

La emergencia climática, medioambiental y de desigualdad que ya vivíamos refuerza la urgencia de abordar el trabajo de evaluación de los impactos y riesgos de las empresas en la sostenibilidad. Es ya además, por fin, una obligación legal (aun precaria)

Artículo (actualizable y actualizado: pandemia, semana europea por la movilidad sostenible…) y continuación del publicado por la revista Dapnia hace unos años ((link)

Actualización 2: Con motivo de la Semana Europea de la Movilidad Sostenible #SEM2020 , anticipamos algunos datos del estudio – enlace

La transversalidad de algunos de los indicadores de Sostenibilidad empresarial (o indicadores de RSE, de buen gobierno, o de información no financiera), es evidente.

La evaluación de la RSE (o sostenibilidad) se concreta en la medición de una serie de ‘huellas’ de impacto sociolaboral (laboral, fiscal,medio ambiental…), en toda la cadena productiva, y de inversiones.

Para informar sobre el impacto medioambiental hemos defendido como indicador relevante y de consenso la huella de carbono (en relación a las emisiones GEI y a lucha contra el cambio climático), incluso también como ejemplo ‘pedagógico’ del resto de huellas (en esto, en principio hay consenso ‘científico’) El problema aparece, como siempre, en el cómo y quien mide. TUIT

Lo planteado aquí es oportuno en este momento en el sector financiero, que recordemos tiene asignada la función social de evaluar riesgos y dar crédito a la economía y proyectos. Y nos referimos al sector financiero en sentido amplio: no olvidemos al sector público (ICO y otros organismos e instituciones), y a las instituciones financieras globales (las IFI’s: Banco Mundial, FMI…(2) ). Además la banca, y en particular la española está publicitando el impulso al tema de su aportación a la sostenibilidad y en concreto, su plan sobre huella de carbono (gran despliegue mediático en la COP25.  Ver ejemplo  – link)

Sin duda, es de interés. Pero:

– Se señala en muchos medios y estudios que en el cálculo de la huella no se tienen en cuenta de forma adecuada en los grandes proyectos de inversión (cadena productiva, debida diligencia, riesgos ‘ASG’ ). Véase este Informe clave de ‘BankTrack’ y artículo resumen. Es cierto que el plan que anuncian dura tres años, por lo que habrá que seguir vigilando, crítica y constructivamente este reto, para que no se consolide, como ha ocurrido otras veces, un sistema no completo.

Sobre esta cuestión del gran impacto medioambiental indirecto del sector financiero y seguros, incluyendo a las instituciones financieras, son de interés el análisis especial elaborado por Greenpeace (encargado al @ObservatorioRS), la herramienta de la coalición Reclain Finance, que en España mueve Ecologistas en Acción, así como el trabajo de BankTrack (ver detalles en nuestro artículo de referencia , aquí)

– Desde el punto de vista laboral observamos que no se está calculando la estimación de la huella por el transporte de empleados. Y es clave, dada la capilaridad del tipo de empresas (miles de oficinas). Nos refuerza además el argumento vinculado la exclusión bancaria / despoblación / cierre de oficinas (que obligará a más desplazamientos también a clientes)

Seguramente algunas empresas sí estarán tomando medidas positivas, y otras no. De ahí la importancia de la comparabilidad de los indicadores. Recordemos que el objetivo de todo este largo proceso hacia una economía/planeta sostenible es conseguir información clara, accesible, relevante y comparable para los grupos de interés. Y por tanto, la importancia de los observatorios, ya sean sectoriales o globales.

Un buen método para avanzar es comprobar la transparencia y efectividad de los datos que aparecen en las memorias no financieras de las empresas (reguladas ahora por una Directiva – Ley 11/2018)

Proponemos una tabla para un estudio / estimación rápida, y para avanzar en el sistema de indicadores de referencia de la Ley y Directiva de Información No Financiera / CERSE :

  • Sector – Subsector – Empresa
  • Huella de carbono:  Dato. ¿Aparece en el registro público * ? Link
  • Alcance (grandes proveedores; grandes proyectos; cartera de préstamos ) Nivel de 0 a 4, por ejemplo
  • ¿Estiman la huella por transporte de empleados? Nivel de calidad del cálculo.
  • ¿Participan los sindicatos?
  • ¿Participa la empresa en planes de movilidad?
  • ¿Se elaboran encuestas -incluyendo tipos de medios de transporte-, diagnósticos…?
  • ¿Existe la figura del Gestor de Movilidad?

Estudio planteado en varios ámbitos. La pandemia, el teletrabajo (recién regulado por el Decreto Ley 28-2020), la importancia de los sistemas desconexión laboral (también citados como indicador en la mencionada Ley 11/2018), refuerzan la emergencia de abordarlo. Es ya además, una obligación legal.

En la línea de acción / incidencia institucional de acción estamos pidiendo que el registro público de huella de carbono (que depende del Ministerio de Transición Ecológica) * se incluya/inste el cálculo del transporte de empleados. Lo instamos también desde el CERSE, en el proceso de consulta sobre la Ley de Economía Sostenible, y en las peticiones sobre la Ley de Transición Ecológica. El sistema de incidencia se complementa con la reivindicación en cada empresa (vía negociación colectiva, acción sindical, relaciones laborales, acuerdos, convenios…) Al mismo tiempo también insistimos en la participación de las empresas en planes de movilidad sostenible -existentes, o demandando su creación- en los entornos de sus grandes sedes.

Tuit: ¿qué efecto produce ampliar a 75 kilómetros el ámbito de movilidad geográfica en una empresa con 20.000 trabajadoras y 600 oficinas? En su huella de carbono, en la probabilidad de accidentes, en la calidad de sus medidas de conciliación, tiempo de trabajo. Calidad de empleo.

La relación de todo esto con los temas de salud, seguridad, accidentes, TIEMPO DE TRABAJO, conciliación, igualdad… Es más que evidente.

Pero, atención: estamos seguros de que se avanzará en este campo. Pero la publicidad del avance en los indicadores / huellas medioambientales no debe ocultar otras huellas, sean de calidad de empleo o más globales (fiscal (!), de equidad, de responsabilidad en la cadena productiva…). Nos referimos al temido greenwashing (lavado verde… y de otros colores, tamaños y … formas) 

Artículo de referencia, que publicó la revista Daphnia (link). Versión blog.

En la presentación del libro de Manel Ferri ‘La Movilidad al Trabajo: un reto pendiente’ Junto al autor y al Director General de Tráfico, Pere Navarro. El libro se presentó también en Sevilla el 28/01/2020 (3)

Articulo 2 (incluye acceso a una interesante guía para incluir el tema en los convenios colectivos) : Movilidad Sostenible y Segura: una sentencia clave (#RSE y Ley)

Es un buen momento -ya todo esto se incluye en el Acuerdo de Progreso para España– para recordar que el proceso de determinación de indicadores para medir la sostenibilidad empresarial está estancado. Vetado por la resistencia al cambio de modelo productivo / energético – negacionismo del cambio climático y desigualdad. Relación con indicadores de transparencia, de fiscalidad (!), de lucha contra la corrupción …

Artículo (3). La prensa publica un interesante reportaje sobre el debate de movilidad en Sevilla y recoge parte de lo dicho en este artículo: «Las empresas se resisten ha hablar sobre movilidad sostenible en el trabajo». Ver este ‘tuit-hilo’

(2) Sobre las las instituciones financieras internacionales, recomendamos ver esta nueva guía de la CSi sobre las normas laborales vinculantes a los bancos multilaterales de desarrollo. Un nuevo y claro ejemplo de clausulas y criterios para avanzar hacia una SOSTENIBILIDAD plena, que deben ser vinculantes (Hablamos de Derechos Humanos)

@jcarlosgonz

(!) Exigir la Huella Fiscal en memorias de INF/Sostenibilidad/RSE. Tenemos un compromiso congresual de exigirla en todas las empresas. Sin ingresos no habrá protección social. Y jamás ha sido más evidente la necesidad de una reforma fiscal :

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *