Coronavirus. La emergencia de cambio ecosocial, en estado de alarma. Reconstrucción y Renacimiento.

Ampliación / última hora: » «Y si se alargase esta situación durante más de un mes, algo que obviamente no deseamos, pedimos que se vincule cualquier beneficio de recursos públicos en las empresas con la limitación o eliminación del reparto de dividendos o con el pago de bonus a su personal directivo y ejecutivo» (ver al final del artículo. Proyecto #RSequidad. Proyecto Democracia)

Notas para el día de mañana (¿Renacimiento?). En busca del tiempo perdido. ¿Demasiado tarde? (Borrador 2)

  • Las empresas, como las las personas, son capaces de lo mejor, y de lo peor.
  • El Estado de alarma evidencia que la vida transcurre en torno al trabajo.
  • La sostenibilidad, la Humanidad, en la encrucijada.
  • Las empresas (en sentido amplio) serán juzgadas por su comportamiento frente a esta crisis.
  • Una cuestión práctica: el año que viene las empresas deben informar en sus balances sobre su comportamiento frente a esta crisis (Es importante que las empresas se sientan vigiladas. Es una cuestión de justicia, también para las que lo hacen bien)

Por fin parece que nos damos cuenta de la importancia de la educación social, de la educación en valores. De la importancia de la Verdad, y del daño de la información falsa. De la importancia de lo público, de la solidaridad, que debe estar siempre unida a la justicia social (la caridad como parche es una estafa). De la insensatez de haber recortado en lo público y en los más débiles, y no actuar contra las causas de esta y otras crisis: derroches ligados a la corrupción (tras cada escándalo, un un paraíso fiscal*); retribuciones socialmente repugnantes; legislaciones pensadas para atraer ‘al capital’ , maltratando a los trabajadores y a los derechos sociales; 

Desde CCOO todo el esfuerzo para proteger al trabajo, para no dejar a nadie atrás (miles de empresas cerradas). En el consejo de Ministros de hoy veremos algún resultado más de esta labor de incidencia…(detallar más)
¿Qué podemos aportar en este momento desde el Área de Responsabilidad Social y Sostenibilidad?

Además de seguir insistiendo, ad nauseam,  en esos conceptos (y sobre todo, en su significado), creo que los más práctico, en este momento, sería lo siguiente:

  • Hemos logrado que las empresas de más de 250 trabajadoras y trabajadores estén obligadas a elaborar un informe sobre su impacto social y previsión de riesgos económicos, sociales y medioambientales (el concepto y la definición de SOSTENIBILIDAD, y a efectos prácticos, de Responsabilidad Social Empresarial)
  • Este informe tiene ahora el mismo rango legal que el balance financiero de las empresas. Y debe incluir información clara, relevante y comparable, comprensible y accesible para consumidores, trabajadores, inversores… para la ciudadanía en general.
  • Hemos insistido en la importancia sobre una serie de indicadores sintéticos indicadores clave. Huella de carbono; mapa de cadena productiva, equidad y desigualdad, huella fiscal*, brecha y derechos de género …
  • Pero hay un indicador/concepto clave que tiene que ver con el objeto de este artículo: la gestión del cambio. Actitud de la empresa frente al cambio climático, cambio digital. Y previsión y actitud ante las crisis. Crisis como esta.
El esquema de las cuestiones clave. Hoy ponemos énfasis en la gestión del cambio, ante crisis como las que sufrimos.

Por tanto, destacaremos esta actitud en los análisis sobre los informes no financieros (o de sostenibilidad) que se publiquen el año que viene. Instamos a todas las organizaciones ha hacer lo mismo (1). Pero sobre todo, instamos al ESTADO (‘La obligación del Estado de Proteger’) ha de señalar los déficits que seguro habrá en los informes empresariales. Ninguna empresa debería recibir ayudas mientras existan retribuciones desorbitadas en las cúpulas, por ejemplo (Atención: lo hemos incluido en nuestra valoración del paquete de medidas. Algunos criterios para asignar 200 mil millones de €).  Y menos si se comprueba que ha estado pagando menos impuestos de ‘lo razonable’. Esas ayudas las deberían recibir los más débiles (de esa empresa -transición justa- o de otras) (párrafo a retocar). Evaluar correctamente la creación de valor es el objetivo. Cómo obtienen valor y cómo lo reparten. Y cuestionar qué se considera valor y qué es un daño.

Comenzaba hablando de lo importante. Lo importante, para terminar, es darnos cuenta de lo socialmente responsable. Lo socialmente útil. De la importancia de haber abordado en serio cuestiones como el cambio climático, el cambio medioambiental, la economía de los cuidados. El cambio de modelo productivo, que no interesaba a las personas y empresas especulativas y tóxicas (vamos, a gente que se estaba forrando … por inercia, y que no dudaron en usar cualquier método para influir en reguladores, leyes… ).

Lo importante de no apostar nunca más por proyectos empresariales ‘de estado’ incumpliendo todas las normas éticas y de derechos humanos (sí, ya sabéis a qué me refiero). Usar las monarquías como agentes comerciales (ya que tienen la ventaja de ser ‘inviolables’)  es algo que como se vé, ha sido ‘normal’ en este mundo brutalmente desigual (Véanse las noticias de ‘Las guerras de los príncipes del Golfo’)


La inclusión de la cláusula ¡SOCIAL! en la economía, evaluar proyectos y empresas, en sentido muy ámplio (capitalistas, socialistas, chinas, alemanas…;cooperativas, S.A., S.L.; públicas, privadas; …) según su impacto social es algo que llevamos defendiendo al menos desde los años 70 del siglo anterior. Lo hemos hecho en los procesos en los que hemos podido influir, se llamen como se llamen (RSE, Sosteniblidad, información no financiera, cambio eco-social… No permitiendo además los ‘secuestros corporativos’ de los mismos conceptos. No admitiendo definiciones interesadas) Sí, las empresas, como las personas, son capaces de lo peor, y de lo mejor. Así comenzaba un artículo que escribí hace mucho tiempo. Se trata de conseguir un sistema para evaluar a las socialmente responsables y ‘avisar’ a las más irresponsables. 

Tenemos todo el respaldo de los hechos (esta crisis, de nuevo), de la ética, y de muchas declaraciones institucionales clave (OIT, ONU, OCDE…). Someter a los negocios al interés social está escrito incluso en nuestra Constitución:

Diapositiva incluida en ponencia presentada en acto del 40 aniversario de la Constitución. El estado de alarma nos lo ha recordado.

Lo importante, también, de otra manera de vivir. Contra un sistema de consume hasta morir, y trabaja hasta morir. Hay una imagen que se está difundiendo en estos días y creo que incluye esencial para el recomenzar:

(He de mencionar a la autora o autor de este esquema que pueden valer como Instrucciones para un cambio, eternamente aplazado: instrucciones para un Renacimiento)

(1) Desde la federación de servicios de CCOO (Comercio, Turismo, Seguros, Contact Center, sector financiero…) estamos viento ya algunas actitudes indeseables, que no cuadran con las declaraciones de las patronales ni con algunos consensos que hemos alcanzado (ver recomendaciones sectoriales). La actitud respecto a despidos, a la protección de la salud, a la forma en que organicen el teletrabajo, también en su cadena productiva, etc… son cuestiones de emergencia que estamos vigilando y denunciando: 

CCOO y UGT convocan movilizaciones por los más de 230 despidos en la cadena MELIÁ

Indra aprovecha la crisis para rebajar condiciones laborales

… (Lista actualizable, también en cuanto a si se corrige alguno de los casos señalados)

(*) Tras cada escándalo de corrupción, un paraíso fiscal. Sin ingresos el déficit será infinito. Y ese déficit, al final, se socializará y lo pagaremos entre todos: ¿hemos aprendido de la crisis anterior?. Todos, particularmente empresas y partidos conservadores, están pidiendo exenciones fiscales. Volvemos a insistir en señalar la ‘brecha fiscal’. Visualizar, incluso en euros, la brecha entre los impuestos realmente pagados y el tipo fiscal correspondiente legalmente y un tipo mínimo razonable (el 15%, por ejemplo). 

Incluyo aquí una advertencia ante filántropos bonachones («no me controles: déjame que gane pasta que haré donaciones fantásticas y usaré mi fundación para fines responsables») La advertencia tiene que ver con la actitud errónea de una política que pensó en favorecer el progreso social beneficiando y dejando hacer a las multinacionales y mecenas, y a sus fundaciones (que además, les hacen sitio mediante sus puertas giratorias). Y otra advertencia: creo que se está dando una especie de competición para ver quién es más responsable. Bienvenida sea. Pero cuidado con las mascaradas. Las multinacionales pueden hacer mucho, y creo que muchas lo harán. El peligro es que vuelvan a las andadas. El peligro totalitario que denunciaba Orwell en 1984 también se refiere a un posible gobiernos de las multinacionales. ¿Truco, o trato?

‘Píldoras’ de fondo (también actualizables):

  • Y es hora de recuperar la ECO-NOMÍA: La ciencia que trata de satisfacer necesidades mediante recursos escasos. El mundo había perdido el norte hace mucho tiempo.
  • El valor bursátil, el precio ‘de mercado’ está absolutamente influido por especuladores, influyentes y el sistema de noticias y rumores interesados . Es un sistema totalmente desquiciado e insensato como sistema para asignar recursos. Sobre todo porque los reguladores están sometidos a chantajes e influencias de los regulados.
  • Ya es hora de recuperar al ESTADO. No un estado totalitario, por supuesto. Símplemente, el ESTADO. La protección, la equidad, la justicia social y medio ambiental. 
  • El deber del estado de proteger debería haberse materializado en una REGULACIÓN clara y contundente. No es eliminar controles para facilitar privatizaciones y negocios (el modelo ‘dejar hacer’, el del Doing Bussines fracasó hace mucho. Incluía debilitar a los sindicatos de clase, por cierto)
  • En nuestro país, esta crisis aparece en el momento en el que parece que ese estado comenzaba a tomar las riendas, tras un tiempo en el que el Estado se ha supeditado a intereses … (busco adjetivo)
  • (En Madrid y más recientemente en Andalucía se ha puesto en práctica todos los experimentos insensatos para privatizar y liberalizar. En Andalucía, lo primero que hizo el nuevo gobierno fue un decreto para que el silencio administrativo en materia urbanística se interpretara como positivo. Y lo último, del decreto que estamos denunciando junto a la sociedad civil ‘bien’ organizada)

‘Píldoras’ prácticas:

  • Las empresas europeas tendrán que contar en sus balances su actitud respecto a esta crisis. 

Amplío el artículo:

La Declaración «Primero salvar vidas, después salvar puestos de trabajo» incluye una mención al análisis del reparto de valor como criterio para asignar ayudas y recursos. Esquema:

«Y si se alargase esta situación durante más de un mes, algo que obviamente no deseamos, pedimos que se vincule cualquier beneficio de recursos públicos en las empresas con la limitación o eliminación del reparto de dividendos o con el pago de bonus a su personal directivo y ejecutivo»

«Es necesario el esfuerzo público, sin duda, pero también es necesario saber cuál va a ser la aportación de los beneficios e importantes reservas empresariales, sobre todo de las grandes compañías, en esos ERTE»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *