‘Extremadamente decepcionante’. Proceso a la certificación de la sostenibilidad / RSE

El resultado de la votación mundial (han votado los organismos de normalización de 68 países) para la revisión de la guía/norma ISO26000 sobre Responsabilidad Social, celebrada el día 15/07/2020 ha sido favorable a la revisión (38 Si, 14 NO, 16 abstenciones, y, atención: 96 países no votaron)

Sin embargo, el resultado no es bueno, según reconocen incluso los promotores de este cambio en la ISO 26000, la única guía consensuada -a nivel mundial– sobre lo que debería ser la RSE (el concepto, los principios y estándares de consenso, y la concreción de las materias que deben incluir los balances/resultados).

El déficit de credibilidad que tienen los procesos relacionados con la RSE, y la importancia que tiene el consenso para conseguir superar la crisis credibilidad en la que vivimos (no sólo, y nada memos, que en el campo de los Derechos Humanos y empresas y en los procesos sobre la conducta empresarial responsable / responsabilidad social de las empresas), tal como se deduce del comentario del representante del organismo certificador promotor del cambio y de la votación:

«La propuesta de abrir un proceso en la ISO26000 ha sido aprobada, pero el resultado ha sido extremadamente decepcionante, ya que empresas, los sindicatos, las ONG, los think tanks y la OIT pidieron públicamente el rechazo de la propuesta«

El comentario es público (link) y ha sido expresado en la web de la Organización Internacional de Empleadores (OIE

Ver aquí la posición del movimiento sindical (*),  expresado en un documento enviado a los organismos nacionales de certificación.  También es muy importante conocer el comunicado conjunto de cuatro grandes organizaciones especializadas y reconocidas en los procesos Empresas y Derechos Humanos (ver).

* Ver el boletín del Área de Estandarización de la CES

Continuaremos informando – @jcarlosgonz

Píldoras:

Alerta: con el voto en contra de la OIT , los sindicatos y organizaciones de Derechos Humanos se va a modificar la única guía consensuada a nivel internacional y de organizaciones sobre el concepto y los estándares que orientan lo que debería ser la responsabilidad social de las empresas.

Mala noticia para la crisis de credibilidad global, que se une a nuestra denuncia sobre la credibilidad de sellos y certificaciones, en un mundo en el que la responsabilidad sigue siendo subcontratada, y en el que se acelera la tendencia a la apariencia (greenwshing) para conseguir los fondos públicos y privados ante la pandemia y la crisis eco-climática.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *