‘Extremadamente decepcionante’. Proceso a la certificación de la sostenibilidad / RSE

El resultado de la votación mundial (han votado los organismos de normalización de 68 países) para la revisión de la guía/norma ISO26000 sobre Responsabilidad Social, celebrada el día 15/07/2020 ha sido favorable a la revisión (38 Si, 14 NO, 16 abstenciones, y, atención: 96 países no votaron)

Sin embargo, el resultado no es bueno, según reconocen incluso los promotores de este cambio en la ISO 26000, la única guía consensuada -a nivel mundial– sobre lo que debería ser la RSE (el concepto, los principios y estándares de consenso, y la concreción de las materias que deben incluir los balances/resultados).

El déficit de credibilidad (1) que tienen los procesos relacionados con la RSE, y la importancia que tiene el consenso para conseguir superar la crisis credibilidad en la que vivimos (no sólo, y nada memos, que en el campo de los Derechos Humanos y empresas y en los procesos sobre la conducta empresarial responsable / responsabilidad social de las empresas), tal como se deduce del comentario del representante del organismo de normalización promotor del cambio y de la votación:

«La propuesta de abrir un proceso en la ISO26000 ha sido aprobada, pero el resultado ha sido extremadamente decepcionante, ya que empresas, los sindicatos, las ONG, los think tanks y la OIT pidieron públicamente el rechazo de la propuesta«

El comentario es público (link) y ha sido expresado en la web de la Organización Internacional de Empleadores (OIE

Ver aquí la posición del movimiento sindical (*),  expresado en un documento enviado a los organismos nacionales de certificación.  También es muy importante conocer el comunicado conjunto de cuatro grandes organizaciones especializadas y reconocidas en los procesos Empresas y Derechos Humanos (ver).

* Ver el boletín del Área de Estandarización de la CES

Continuaremos informando – @jcarlosgonz

Píldoras:

Alerta: con el voto en contra de la OIT , los sindicatos y organizaciones de Derechos Humanos se va a modificar la única guía consensuada a nivel internacional y de organizaciones sobre el concepto y los estándares que orientan lo que debería ser la responsabilidad social de las empresas.

Mala noticia para la crisis de credibilidad global, que se une a nuestra denuncia sobre la credibilidad de sellos y certificaciones, en un mundo en el que la responsabilidad sigue siendo subcontratada, y en el que se acelera la tendencia a la apariencia (greenwshing) para conseguir los fondos públicos y privados ante la pandemia y la crisis eco-climática.

La norma/guía ISO26000 tiene gran influencia en otras iniciativas y regulaciones. Es el caso de la Directiva sobre Información No Financiera, sobre los indicadores de los balances empresariales, a la que estamos prestando un especial atención en este blog (ver lo más reciente)

(1) Déficit de credibilidad. Ver las denuncias recientes que han aparecido en torno a la los sellos que se han querido promocionar, en relación con la pandemia de la COV-19:

Ver el caso del sello ‘Responsible Tourism’ que se ha estado vendiendo como ‘Turismo libre de COV-19’, denunciado por un medio de comunicación mediante una investigación (link). La organización de consumidores Facua también lo ha denunciado e incluso una publicación del sector turístico ha divulgado el caso (link). Las denuncias han tenido efecto: el Ministerio de Industria cambiará el sello de turismo responsable tras el coladero del actual. Sin embargo, parece que sí hay consenso para que los protocolos anti – cov19 a nivel mundial sigan el modelo del instituto de calidad turístico español (ver detalles). Con ese espíritu de consenso el Ministerio de Industria, en colaboración con los sindicatos, ha elaborado unas guías para la reducción del contagio por el coronavirus SARS-COV-2 en la industria turística (link y descarga), enfocada a plantillas y clientes. Ese sí es el camino, y no el de la ‘vía rápida’ de los sellos engañosos, no verificables (para la salud no valen promesas de fe y milagros. Ver denuncia) Este es sólo un caso más -en un momento trágico, tal como lo fue el caso del Rana Plaza – de la multitud de iniciativas y sellos sin consenso que han estado promoviéndose debido a la falta de regulación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *