Índice Global de Derechos


photo: Chris Faga/NurPhoto/AFP – Fotografía incluida en noticia CSI – ITUC

Nota del área federal de RSE/Sostenibilidad (FS CCOO): este informe es básico para todo nuestro plan de Sostenibilidad Integral (Transparencia e informes de sostenibilidad, RSE, Inversión Responsable, compra y contratación pública responsable….)

Utilizamos este informe en nuestros análisis sobre la RSE / Sostenibilidad las empresas de nuestro ámbito, según operen en países mal situados en este informe/proyecto.

Reproducimos el comunicado de la Confederación Sindical Internacional difundiendo el informe (fuente original:
https://www.ituc-csi.org/indice-global-de-los-derechos-de-2019 ):

Las nuevas tecnologías permiten a los empleadores eludir el pago de prestaciones mínimas y excluir a ciertos trabajadores de la cobertura de la legislación laboral.

19-06-2019

El desmantelamiento sistemático de los cimientos de la democracia en el lugar de trabajo y la violenta represión de huelgas y protestas ponen en peligro la paz y la estabilidad, según el Índice Global de los Derechos publicado anualmente por la CSI. El recurso a extrema violencia contra los defensores de los derechos en el trabajo se saldó con arrestos y detenciones a gran escala en India, Turquía y Vietnam.

Sharan Burrow, Secretaria General de la Confederación Sindical Internacional, indicó que “Desde Hong Kong a Mauritania, de Filipinas a Turquía, los Gobiernos intentan acallar la edad de la ira limitando la libertad de expresión y de reunión. En el 72 % de los países, los trabajadores/as no tienen acceso a la justicia, o su acceso está restringido, con los peores casos en Camboya, China, Irán y Zimbabwe”.

“La ruptura del contrato social entre trabajadores, Gobiernos y empresas ha supuesto que el número de países que excluyen a trabajadores/as del derecho a formar o afiliarse a un sindicato haya aumentado, pasando de 92 en 2018 a 107 en 2019. El mayor incremento se registró en Europa, donde el 50 % de los países ahora excluyen a grupos de trabajadores de la legislación, frente al 20 % en 2018. El trabajo decente está viéndose afectado y los derechos denegados por compañías que eluden normas y regulaciones”.

“Ningún trabajador debería quedar atrás por el hecho de que su empleador opte por adoptar un modelo de negocio donde se disimula la responsabilidad de empleo o porque su Gobierno se niegue a legislar para garantizar la aplicación de los derechos de los trabajadores/as. Cada vez son más los Gobiernos cómplices que facilitan la explotación laboral porque los trabajadores se ven obligados a trabajar en la economía informal”, afirmó Sharan Burrow, Secretaria General de la CSI.

Los ataques al derecho de huelga en 85 % de los países y a la negociación colectiva en el 80 % de los países socavan el papel de los sindicatos. Todas las huelgas y manifestaciones quedaron prohibidas en Chad, mientras que se recurrió a órdenes judiciales para poner término a acciones de huelga en Croacia, Georgia, Kenya y Nigeria. Europa, tradicionalmente soporte de los derechos de negociación colectiva, vio como compañías en España, Estonia, Noruega y los Países Bajos intentaron socavar los derechos de los trabajadores/as.

“Diversas compañías que han atacado sistemáticamente los derechos de los trabajadores/as se enfrentan ahora a protestas globales. Uber afronta actualmente huelgas y batallas legales de Australia a Corea del Sur, y de Mumbai a San Francisco. Los trabajadores/as en almacenes de Amazon en Europa y EEUU emprendieron acciones de huelga y en varios países de Europa los sindicatos convocaron la mayor huelga en la historia de Ryanair. Puede que la codicia corporativa sea global, pero las acciones de los trabajadores y trabajadoras están unificadas en una escala nunca antes vista”, comentó la Sra. Burrow.

El Índice Global de los Derechos de la CSI 2019 clasifica a 145 países en función de 97 indicadores reconocidos internacionalmente, para evaluar dónde están mejor protegidos los trabajadores, tanto en la ley como en la práctica.

Las principales conclusiones del informe son:

  •  85 % de los países han vulnerado el derecho de huelga.
  •  80 % de los países deniegan a algunos o a todos los trabajadores la negociación colectiva.
  •  El número de países que excluyen a trabajadores/as del derecho a formar o afiliarse a un sindicato aumentó, pasando de 92 en 2018 a 107 en 2019.
  •  Los trabajadores/as no tienen acceso a la justicia, o lo tienen restringido, en el 72 % de los países.
  •  El número de países donde se ha arrestado y detenido a trabajadores/as aumentó, pasando de 59 en 2018 a 64 en 2019.
  •  De los 145 países examinados, 54 deniegan o limitan la libertad de expresión y de reunión.
  •  Las autoridades impidieron el registro de sindicatos en el 59 % de los países.
  •  Trabajadores/as fueron víctimas de violencia en 52 países.
  •  Se constataron asesinatos de sindicalistas en diez países: Bangladesh, Brasil, Colombia, Filipinas, Guatemala, Honduras, Italia, Pakistán, Turquía y Zimbabwe.

“Los sindicatos están en primera línea del frente en la lucha para reclamar libertades y derechos democráticos frente a la codicia corporativa, que controla a los Gobiernos haciendo que actúen en contra de los derechos de los trabajadores/as. Necesitamos un Nuevo Contrato Social entre Gobiernos, trabajadores y empresas, para restaurar la confianza que la gente está perdiendo en las democracias. Es hora de cambiar las reglas”, afirmó la Sra. Burrow.

El informe clasifica a Arabia Saudita, Argelia, Bangladesh, Brasil, Colombia, Filipinas, Guatemala, Kazajstán, Turquía y Zimbabwe como los diez peores países para los trabajadores y las trabajadoras.

Brasil y Zimbabwe entran por primera vez en la lista de los diez peores países, tras la adopción de leyes regresivas, la violenta represión de huelgas y protestas, y amenazas e intimidación hacia líderes sindicales.

Bélgica, Brasil, Eswatini, Iraq, Sierra Leona, Tailandia y Vietnam tuvieron una peor clasificación en 2019, con un incremento en los ataques contra los derechos de los trabajadores/as, tanto en la ley como en la práctica.

La región de Oriente Medio y Norte de África fue nuevamente la peor región en cuanto al trato recibido por los trabajadores y trabajadoras, con el sistema de la kafala que excluye de cualquier protección laboral a los migrantes, que representan la gran mayoría de la mano de obra, dejando al 90 % de la mano de obra sin poder ejercer sus derechos a formar o afiliarse a sindicatos. La denegación absoluta de derechos básicos de los trabajadores sigue vigente en Arabia Saudita, donde una trabajadora indonesia fue ejecutada en secreto.

Las condiciones en la región de Asia-Pacífico se deterioraron más que en ninguna otra región, con un incremento de la violencia, la criminalización del derecho de huelga y violentos ataques contra trabajadores/as. Diez sindicalistas fueron asesinados en Filipinas en 2018.

En África, trabajadores/as fueron arrestados o detenidos en 49 % de los países. La brutalidad policial alcanzó niveles sin precedentes en Camerún, Nigeria, Chad, Ghana, Eswatini y Zimbabwe donde las fuerzas de seguridad emplearon munición real contra manifestantes.

América continúa siendo un continente plagado por un clima generalizado de extrema violencia y represión contra los trabajadores y sindicalistas; tan solo en Colombia fueron asesinados 34 sindicalistas en 2018, lo que representa un aumento dramático de los 15 registrados el año anterior.

En Europa, trabajadores/as fueron arrestados o detenidos en 25 % de los países. Se registraron asesinatos de sindicalistas en Turquía y en Italia.

La CSI ha venido recopilando información sobre las violaciones de los derechos de los trabajadores a la sindicalización y a la negociación colectiva en todo el mundo desde hace más de 30 años. Este es el sexto año en que la CSI presenta los resultados a través del Índice Global de los Derechos, que aporta un enfoque único y exhaustivo sobre la manera en que las leyes gubernamentales y las prácticas empresariales han deteriorado o mejorado en los 12 meses precedentes.

Las tres tendencias mundiales sobre los derechos de los trabajadores/as identificadas en el Índice Global de los Derechos 2019 muestran que la democracia está en crisis, los Gobiernos intentan silenciar la edad de la ira mediante una represión brutal, pero por otro lado siguen produciéndose logros legislativos para los derechos de los trabajadores/as.

“Tras cuatro años de campaña por parte de los trabajadores/as de Dunnes Stores y de activistas sindicales, el Gobierno irlandés adoptó una ley prohibiendo los contratos de cero horas y reforzando la regulación del trabajo precario. En Nueva Zelandia, el Gobierno de coalición también ha seguido derogando leyes laborales regresivas y restaurando protecciones para los trabajadores/as, además de reforzar el papel de la negociación colectiva en el lugar de trabajo”, precisó la Sra. Burrow.

El Índice Global de los Derechos de la CSI 2019 clasifica a los países en base a 97 indicadores, con una puntuación global que sitúa a los países en categorías que van del 1 al 5+.

1 Violaciones esporádicas de los derechos: 12 países incluyendo Islandia y Suecia.
2 Violaciones repetidas de los derechos: 24 países incluyendo Bélgica y la República del Congo.
3 Violaciones regulares de los derechos: 26 países incluyendo Canadá y Rwanda. 
4 Violaciones sistemáticas de los derechos: 39 países incluyendo Chile y Nigeria.
5 Derechos no garantizados: 35 países incluyendo Brasil y Eritrea.
5+ Derechos no garantizados debido a desintegración del estado de derecho: 9 países incluyendo Palestina, Sudán, Siria y Yemen.

Para más información o para concertar entrevistas con Sharan Burrow, sírvanse ponerse en contacto con Gemma Swart llamando al +32 479 6 41 63 o a través de la dirección gemma.swart@ituc-csi.org.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *