Lo que nos queda de la Cumbre del Clima COP25. Crónica de un observador.

He tenido el honor de participar en el grupo de observadores oficiales en la Cumbre del Clima , en coordinación de la Secretaría de Medio Ambiente y Movilidad de CCOO y a su vez por la Confederación Sindical Internacional.

La aportación principal ha estado continuar incidiendo en incluir criterios e indicadores sociales, medioambientales y de buen gobierno para que los recursos y fondos necesarios no se malgasten en ‘los mercados’. Y estos, los mercados -financieros, de la energía, de las materias primas- , o mejor dicho, la parte tóxica de estos mercados, han sido precisamente los principales causantes del fracaso de la Cumbre (lo ocurrido con el ya famoso artículo 6, referido al funcionamiento del mercado de carbono ) . No nos cansaremos de repetir que los indicadores sociales incluyen cuestiones laborales y de Derechos Humanos, que desde hace mucho son de obligado cumplimiento (T1).

Y es que no se puede solucionar un problema real vinculándolo a un sistema no real (economía virtual): unos mercados que hace tiempo tienen un fin especulativo (1). Un sistema roto en el que dominan países claramente saboteadores en los que parece se apoyan multinacionales que no tienen interés en solucionar los problemas. Parece que, de nuevo, la avaricia corporativa ha vencido a la ambición climática.

La propuesta de acción -en la que estamos implicados hace ya mucho tiempo-  está detallada en este otro artículo:

Riesgos sociales en la COP25Indicadores y criterios para los fondos climáticos y medioambientales, ya sean públicos o privados. Hablamos, además del funcionamiento del mercado de carbono (artículo 6) y como muestra, del destino de los 100.000 millones de euros anuales del Plan Europeo, y de los 100.000 millones de dólares del Fondo Verde para el clima. La principal tarea a abordar es evaluar el impacto social de cada empresa. La medición de sus huella medioambiental, laboral, fiscal (2) … en toda su cadena productiva, asegurándonos de que no exista ninguna cuestión inaceptable en ningún ámbito. Transparencia real para poder obtener la licencia para operar en la que se debe basar ese nuevo contrato social (New deal) .

¿New Green Deal? Nunca funcionará si no se tiene en cuenta el factor DESIGUALDAD: la distribución de ganancias y beneficios, y el coste real de conseguirlos. Sería mejor un New Green-Red Deal.

(1) Cerca del 40% de la inversión extranjera directa (IED) va a parar a «empresas fantasma», es decir empresas que no tienen actividad económica significativa – (Revista del Fondo Monetario internacional -Ver artículo con comentarios)

(2) Las multinacionales se niegan a evidenciar es su huella fiscal, y termina imperando el marquetin (esto abunda en el desorden económico en el predominio de la especulación, además de socabar la protección social de cada país/ planeta). Ver comunicado Confederal: CCOO deplora que las multinacionales oculten su impacto fiscal real. Nota importante: en CCOO congresualmente nos hemos mandatado para exigir el tipo fiscal real de cada empresa.

Desigualdad y cambio climático son los dos grandes desafíos de la Humanidad (Unai lo ha estado recordando en todas sus intervenciones durante la Cumbre), y como intentamos contar aquí, son cuestiones vinculadas: Justicia social, fiscal, equidad y protección social (incluido el derecho al medio ambiente y a una transición justa, no sólo ya por el cambio climático, sino por el cambio ecológico: por primera vez oímos, por fin, en boca de líderes empresariales: ‘el modelo productivo es claramente insostenible’. Ya era hora. Sean consecuentes y no sigamos jugando al disimulo, marca y reputación. Señalamos de nuevo al sistema de competencia y dumping socialmente irresponsable en el que vivimos.

Otra aportación ha sido apoyar el activismo y la unidad con la sociedad civil, tanto dentro de ‘zona azul’ -y ahí, el ‘momento’ fue el acción de protesta conjunta realizada el día 11, que provocó una reacción furibunda y desproporcionada por parte de la Presidencia de la Cumbre y la policía de Naciones Unidas- como fuera -fundamentalmente en torno a la Cumbre Social por el Clima– Momentos destacados han sido las acciones con los sindicatos de las américas, y más aún, con los representantes de las trabajadores, y del pueblo Chileno (dada la situación y las circunstancias por las que la cumbre se ha celebrado en Madrid). Ver aquí una recopilación de acciones y conclusiones: COP25: No habrá empleos en un planeta muerto.

Más información @jcarlosgonz , responsable de Sostenibilidad / RSE / Medio ambiente de la Federación de Servicios de CCOO. Consejero del Consejo Estatal de RSE -CERSE.

(Recordemos que este Consejo, actualmente paralizado, tiene el mandato legal de ofrecer una serie de indicadores para que empresas y sector público elaboren informes de impacto económico, social y medioambiental)

Mensajes clave (‘Píldoras’ – tuits) (Iré añadiéndolos) :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *