Necesitamos balances de valor real – (Directiva INF)

Crisis de valor. Crisis de valores. Sin transparencia, sin balances que reflejen valor real, será dificil se ejerza el derecho a decidir, la condicionalidad de las ayudas e inversiones. La licencia para operar. Comentarios incluidos en reciente respuesta a consulta europea sobre informes empresariales.

I – Calidad y alcance de la información (preguntas de 1 a 7)

El enfoque debe estar basado hacia ofrecer a ‘usuarios’ (incluida la ciudadanía – grupos afectados) y las administraciones públicas -ayuntamientos…- indicadores sintéticos clave claros, relevantes y comparables, y no en una descripción de planes, estrategias, declaraciones… Respecto a la pregunta 7: la unidad encargada del registro de memorias debe ser más proactiva: comparando o aportando información de registros oficiales con datos que ya se elaboran o aportan por esas otras regulaciones, no solo en M. Ambiente (huella fiscal; inspección de trabajo, de consumo…)

II – Normalización ( preguntas de 8 a 20)

Sería muy importante interactuar con las legislaciones y directivas sobre Transparencia y protección a los denunciantes. Respecto a la participación de órganos, instituciones y grupos interesados, es muy importante se sepa y se tenga en cuenta cual es su representatividad, los intereses que defienden y qué proponen.

III – Aplicación del principio de importancia relativa (Materialidad) (21-24)

Las empresas en general siguen considerando material sólo sus riesgos y oportunidades, y no los globales (que al final les afectan), así como el corto plazo. Es clave, incluso para el futuro de la Democracia, clarificar previamente los términos ‘grupos de interés’ y ‘usuarios’. Las empresas tienden a no considerar a los grupos afectados realmente, ni a las generaciones futuras (sostenibilidad). Por eso, los sistemas de participación y decisión de materialidad (importancia relativa) están fallando.

No debe dejarse sólo a las empresas la decisión sobre qué informar. Hay indicadores que deben ser obligatorios (materialidad): Huella fiscal, medioambiental, de equidad/desigualdad, mapa de cadena productiva-fuerza laboral, propiedad de la empresa. Sobre estos KPI’s debe centrarse la directiva y el sistema de registro/revisión de memorias, sistema que debe ofrecer esa información clave, independientemente de que las empresas puedan decidir, por error u omisión, que esa información no es material.

IV.- Verificación de fiabilidad (25-32)

El papel de los representantes de los grupos de interés (afectados) -por ejemplo, sindicatos y consumidores- en la elaboración de la memoria sería más importante que el de los auditores / consultores (conflicto de interés permanente). También es importante y simplificaría, el contraste / inclusión de datos de registro oficiales fiables (huella de carbono…), y con las controversias relevantes (procesos de transparencia y denunciantes). Tener un grupo de indicadores/huellas/ KPIs claves relevantes en los que centrar todo el proceso haría avanzar la credibilidad, comparabilidad, fiabilidad…

V – Digitalización de memorias (33-35)

VI- Estructura y ubicación de la información no financiera (36-39)

Es un debate sin mucho sentido. La información no financiera puede/debe estar en el informe de gestión y ser extraible fácilmente como un informe independiente. El sistema de digitalización solucionaría este debate. La INF puede quedar dentro del informe de gestión (dado su rango legal), pero debe ser extraible en un informe aparte, física o digitalmente.

1 La INF debe ser extraible del informe de gestión física o digitalmente, de manera que los usuarios tengan esa información clara, relevante y comparable (término a aclarar: los usuarios pueden ser ciudadanos,
consumidores, organismos públicos -un ayuntamiento que quiera aplicar el sistema de compra/contratación responsable). 2. Resaltar integración INF con I. Financiera. p.e., la huella fiscal -no ‘buenas prácticas fiscales’- es un dato financiero clave para la materialidad NF; el análisis de la partida de GASTOS (salarios, pagos a proveedores) es fundamental para el análisis de equidad-valor compartido.

VII – Ámbito de aplicación (40-43)

Debe funcionar como un sistema de red. Los sistemas nacionales -tipo CERSE (o incluso territoriales)- deben estar conectados con el sistema europeo de depósito interactivo de memorias, que no debe ser estático. El sistema, que no debe depender sólo de lo que informen las empresas, aunque intentamos que sea lo máximo y mejor) debe ofrecer un análisis accesible al público (concepto ampliado de ‘usuarios’) sobre el nivel de cumplimento de una serie de indicadores clave (unos 30 generales y de ellos, unos 6 fundamentales), correspondientes con los problemas/metas/huellas globales de sostenibilidad. Simplificar todo, pero enfatizando los objetivos: información información fiable, relevante y comparable. No literatura, planes, códigos, protocolos, descripción de buenas prácticas…

VIII – Simplificación y reducción de las cargas administrativas
para las empresas
(44 -45)

En otras respuestas al cuestionario he incluido propuestas de simplificación administrativa / de costes: enfoque hacia las metas de indicadores clave (más que a la descripción de planes, protocolos y sistemas de gestión), combinado con el sistema de registro interactivo y proactivo de memorias, poner coto a intermediarios -partes interesadas- y mayor participación real de grupos afectados.

Estos son los comentarios incluidos. Las respuestas detalladas podrán verse en la web de la Comisión Europea, que las hará públicas (y aquí, aun con acceso restringido)

Ver también nuestra respuesta a primera consulta (¡2011!) del proceso europeo para elaborar una norma (directiva) de balances no financieros, y a un informe con el resumen de nuestras reiteradas peticiones (link). Ver también los indicadores básicos que aportamos en una consulta posterior. @jcarlosgonz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *