Procesos sobre Empresas y Derechos Humanos. Actualización Abril 2017

Imagen de nuestra presentación (CCOO) en el Congreso Internacional ‘La implementación de los Principios Rectores de la ONU sobre empresas y Derechos Humanos’ (Universidad de Sevilla, Octubre 2013)

Nueva actualización del post (Abril 2017) La degradación de los procesos sobre Empresas y Derechos Humanos con información de las últimas semanas. Advertencia sobre los ODS que incluso confirma el profesor Ruggie en su carta a Juncker: en resumen, ¿de nuevo caridad y no justicia?   (completaré con más información y links):

Debemos de mantener vivas las dos estrategias (Principios Ruggie + Tratado vinculante) y no admitir el ‘silencio’ que se quiere imponer. Esta creo debe ser la línea de información y denuncia a seguir (relatar qué ha pasado en España sería importante. Muy importante oír a la OIT, que hizo aportaciones/alegaciones de calado al borrador inicial . Estamos hablando de Derechos Humanos (y laborales) y la clase política debe ser más activa. y no sólo apoyar los ODS, que parecen ahora ‘la moda’…Todas las iniciativas y ‘buenas prácticas’ quedarán en nada: sólo un nicho de mercado para consultoras, formación, márketing, publicaciones… (sí, es cierto que algo saldrá adelante, pero…)

Creo que lo más peligroso es la deriva anti regulatoria de la Administración Trump, más allá del ruido mediático por los tuits de la bestia (a veces pienso que son una cortina de humo). La derogación de la ley Dodd-Frank: el ámbito financiero, los indicadores obligatorios sobre desigualdad salarial (indicador SEC), y la regulación sobre minerales en conflicto. Tengo la impresión de que las multinacionales están encantadas (sobre todo las más tóxicas), a ambos lados del Atlántico y en todo el mundo. 

Recomiendo especialmente leer el artículo de EQUAL TIMES, que es casi un informe: Hacia un tratado vinculante sobre empresas transnacionales y otras empresas Ruwan Subasinghe: Resulta evidente que las cadenas de suministro mundiales no pueden ser sostenibles, ni lo serán, a menos que se basen en los principios de trabajo decente […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *